La igualdad salarial, además de cumplir con la legislación vigente, genera diversos beneficios para las empresas, entre ellos mayor capacidad para atraer y retener el talento.